viernes, 2 de enero de 2015

Estambul, la ciudad de las mil mezquitas.


Estambul es una de las ciudades mas visitadas del mundo, capital de tres imperios: Romano, Bizantino y Otomano. Hasta el año 330 se la denominó Bizancio, y posteriormente, hasta el 1453, Constantinopla. Su actual denominación, İstanbul, le fue otorgada el 28 de marzo de 1930. Con casi 15 millones de habitantes es, por momentos caótica a menudo tranquila. La mayor parte de la población es de religión musulmana, si bien existen minorías de cristianos (68 000) y de judíos (22 000).


Situada entre dos mares, el Mar de Mármara y el Mar Negro; entre dos continentes, Europa y Asia; y entre dos mundos, el tradicional y el moderno.

Las zonas históricas de Estambul fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, por sus importantes monumentos y restos históricos.





El Gran Bazar es uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo. Cuenta con más de 3600 tiendas que se reparten en 64 calles. El mercado de las especias es sin duda, uno de los mejores lugares de Estambul para comprar productos típicos, más que un mercado, un placer para los cinco sentidos.










2 comentarios:

  1. Estambul es otro de los sitios con encanto que me ha gustado mucho ver.
    Recuerdo la visita a la Cisterna Basílica, me pareció de lo más interesante (aparte de la Mezquita Azul y la de Santa Sofía, claro).
    La ciudad en sí es especial.

    ResponderEliminar
  2. Muy mágico enclave: Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Istambul...
    Me encantó Estambul. El zoco de las especias, navegar por el Bósforo y cruzar a la parte asiática, los derviches de la torre Galata, los pescadores en el puente, las teterias con música en directo, el tranvía, la comida deliciosa y tanto por ver...
    A mi me fascinó el Palacio de Topkapi y en especial el harén. Empecé a imaginar cómo seria la vida allí con el sultán, sus cuatro esposas, una favorita y sus 300 concubinas luchando por convertirse en la favorita del sultán y disfrutar de los privilegios. Aunque no dejaba de ser una cárcel de oro...

    ResponderEliminar